Actualmente, dentro del amplio mundo de la gastronomía se ha desarrollado una especialidad denominada gastronomía molecular, la cual toma en cuenta ciertas partículas de la comida para creación y experimentación con nuevos alimentos y platillos. Algunos especialistas en la gastronomía aún no la trabajan, mientras que otros tantos piensan que la gastronomía molecular son solamente bolitas, espumas y aires, lo que no saben es que desde hace años las industrias trabajan con gastronomía molecular; productos como la ketchup y aderezos contienen “xanthan gum”, un polisacárido con diversos usos industriales incluyendo uno de los más comunes el de aditivo para alimentos.

Recientemente los dietistas han estado buscando ayuda para combatir la obesidad en sus pacientes con métodos innovadores y efectivos. Se ha descubierto un gel que ayuda a sus pacientes a llenar ese vacío que sienten en el estómago y así sentirse satisfechos.

Científicos han encontrado la manera de combinar dos ingredientes de comida que cuando son expuestos al estómago hacen que el ácido se expanda y forme un sólido gel; el gel es duro y lento de digerir dejando así en la persona una sensación de poca hambre, es decir saciedad y reduciendo así un deseo por ingerir un postre, tentempié o simplemente el hecho de comer más.

Los ingredientes para elaborar el gel son derivados de algas marinas, fécula y cítricos, la combinación de dichos ingredientes adquiere la forma de un gel soluble que se transforma en un gel utilizado en la gastronomía molecular. Por ahora esto puede ser integrado a productos líquidos y alimentos suaves, sin ningún riesgo de sufrir efectos secundarios.

La correcta combinación molecular de los alimentos es una opción que se está llevando a la práctica para cuidar la salud y mantener un peso adecuado. No es importante calcular las calorías ingeridas, sino combinar los alimentos consumidos y seguir ciertas pautas que mejoren nuestro metabolismo, por lo que además de utilizar la gastronomía molecular podemos destacar la importancia de:

  • Comer 5 veces al día o cada 3 horas para mantener un buen ritmo en el organismo
  • Elegir alimentos equilibrados a nivel glucémico y lipídico, controlar la insulina es el primer paso para evitar el incremento de peso.
  • Equilibrar la ingesta; 80% de los alimentos de origen vegetal y el 20% animal.
  • Consumir vegetales, frutas y pescados porque favorecer la expulsión de grasa de los adipocitos.
  • Comer más en las primeras horas del día. El 65% de energía diaria debería proceder del desayuno.
  • Controlar la ingesta de hidratos de carbono, no los elimines porque son imprescindibles para tu organismo. Elegir cereales enteros como el arroz.
  • Hacer ejercicio aeróbico (caminar, correr, nadar, patinar, etc.) combinado con ejercicios de resistencia para fortalecer los músculos.
  • Consumir antioxidantes para reducir los radicales libres y combatir el envejecimiento.

Los chefs y nutriólogos tienen una nueva alternativa para presentar sus alimentos de una forma más sana y ayudar a otros a combatir sus problemas de obesidad y adelgazar más fácil.

Chef Olga López
Profesora de la carrera de Gastronomía
Instituto Tecnológico Particular Leona Vicario

Comentarios

comentario